fbpx

Torn ACL: la lesión que rompe sueños

Tannen Maury via European Pressphoto Agency

Esta lesión es tan común y devastadora, que probablemente te hayas enterado de la existencia de este ligamento gracias a los frecuentes encabezados sobre jugadores que se lastiman esta parte del cuerpo. Pero rara vez se habla de porqué es tan común y qué la causa.

¿Qué es el ACL?

Es verdad que el cuerpo humano es una obra de arte en cuanto a su funcionamiento. Sin embargo, con el tiempo hemos creado actividades para las que no “estamos preparados” a nivel fisiológico. El ligamento cruzado anterior (LCA o ACL en inglés) se encuentra ubicado en el centro de la articulación de la rodilla, y es uno de los 4 ligamentos principales que le brindan estabilidad y movilidad. Como otros ligamentos, el ACL es una banda de tejido fibroso y elástico que conecta dos huesos para coordinar sus movimientos y prevenir aquellos que no son normales. Específicamente, el ACL conecta al femur con la tibia. En la siguiente imagen podemos ver el interior de una rodilla vista desde atrás:

Diagrama interno de rodilla

Los ligamentos cruzados (ACL y PCL en la foto) se encargan de evitar movimientos anormales de la tibia, ya sea hacia adelante o hacia atrás. Por su parte, el ACL previene que la tibia se colapse por adelante del femur y sostiene la mayor tensión cuando se flexiona la rodilla con un ángulo de 30 grados.

Ruptura de ACL
Muestra de cómo se puede lesionar un ACL. Cabe destacar el ángulo de 30 grados de la rodilla.

El PCL hace básicamente lo opuesto. Sin embargo, es mucho más difícil que el PCL se rompa ya que, por la acción natural de la rodilla, no es común que un movimiento fuerce la tibia por atrás del femur. Los ligamentos laterales igualmente son difíciles de romper ya que tienen mucho músculo alrededor que los protege aborbiendo impactos y actuando como un “refuerzo” en los ligamentos. Siguiendo esta idea, los ligamentos cruzados no tienen músculo que los ayude a soportar movimientos intensos, ya que se encuentran dentro de la articulación misma.

Mal diseño

Los cuadrúpedos, incluidos nuestros ancestros, corrían y saltaban distribuyendo su peso en 4 puntos de apoyo. Además, por la manera encorvada de moverse, debían flexionar sus extremidades, lo que provocaba que su peso recayera en los músculos de sus brazos y piernas. Incluso cuando caminaban en dos patas, lo hacían flexionando sus rodillas.

Chimpancé
via flickr

Después de años de evolución, hoy en día caminamos rectos y en dos puntos de apoyo. Esto tiene dos consecuencias principales: aumentamos al doble el peso concentrado en cada punto de apoyo, y ahora no son los músculos los que aguantan ese peso, sino los huesos.

Cómo se distribuye el peso en distintos homínidos
via thehumanevolutionblog.com

Este diseño funciona bien para desplazarnos en línea recta, ya sea caminando o corriendo. En el momento que nos detenemos o cambiamos de dirección abruptamente, todo nuestro peso, más la fuerza que estemos aplicando para realizar el nuevo movimiento, recae en las rodillas. Y, ¿quién es el responsable de mantener unida nuestra pierna durante esta acción? Correcto, los ligamentos.

¿Por qué es tan común esta lesión?

No es coincidencia que los atletas que más se lastiman el ACL son los que practican algún deporte de alto impacto, con ritmos de juego acelerados y en los que se requiere hacer “cortes”. Entre estos, están el basquetbol, futbol americano, futbol y básicamente cualquiera que implique un esfuerzo mayor en la rodilla, como el esquí. Ahora que sabemos que los humanos no tenemos un diseño óptimo para esta clase de deportes, parecería que al practicarlos estamos tentando al destino. Como cualquier parte del cuerpo, el ACL se puede lastimar o romper a causa de un golpe, pero también está en riesgo sin sufrir contacto alguno. Por ejemplo, los receptores en el futbol americano literalmente basan su preparación en correr rutas con desaceleraciones y cambios de dirección repentinos que son mejores entre más abruptos sean. Esto fuerza la tibia hacia adelante, mientras también gira y pone presión en el ACL para evitar la separación de los huesos mencionados anteriormente.

El ACL no discrimina, causando problemas a profesionales, principiantes, universitarios, etc. Un ligamento no es como un músculo, que puedas ejercitar y hacer crecer de la misma manera. Simplemente se busca mejorar su elasticidad y resistencia acostumbrándolo a tus movimientos y a la fuerza que aplicas en ellos. Sin embargo, ¿qué pasa con los deportistas que suben de peso muy por arriba del humano promedio?

Los jugadores de alto rendimiento en deportes de contacto tienen un régimen de entrenamiento intenso para acondicionar su cuerpo y estar listos para la competencia. Esto implica trabajo de pesas, aeróbico y más. Sin embargo, el común denominador es que deben subir de peso para aguantar los impactos en el terreno de juego.

Derrick Henry
Derrick Henry de los Tennessee Titans (via Pinterest)

Ese peso va acompañado de músculo que protege algunos ligamentos (recordemos que el ACL no es uno de ellos). El nuevo músculo le da la posibilidad al atleta, entre otras cosas, de realizar cambios de dirección más rápidos logrando moverse con más fuerza y agilidad. Algo peligroso para sus rivales pero también para su ACL. Básicamente, cuando estos jugadores de alto rendimiento hacen cortes están poniendo en sus rodillas más peso/presión/fuerza.

Parecería que resulta contraproducente entrenar tanto para aumentar la masa muscular si esto incrementa las probabilidades de lesión en el ACL.

Entonces, ¿entre mejor preparación física, mayor riesgo?

En la NBA, entre 1970 y 2018 hubo un total de 105 rupturas de ACL en 97 jugadores, ya que algunos de ellos se lesionaron más de una vez o ambas rodillas. A continuación puedes ver el número de lesiones que hubo por década:

Años70s80s90s00s2010-2018
Rupturas214213434
Número de rupturas de ACL en la NBA por década desde 1970 hasta 2018. Datos via hoopsrumors.com

Hay dos factores a considerar: el primero es que la cantidad de casos de la última década, aún cuando falta por contabilizar el 2019, es la misma que la década anterior. El segundo es que se podría argumentar que antes no se hacían tantos diagnósticos y se tenía un menor control del estado físico de los jugadores. Pero eso es válido hasta cierto punto, ya que las diferencias entre décadas son muy grandes. Se podría suponer que las lesiones deberían de disminuir por el avance de la tecnología e investigaciones al respecto. Pero a la fecha, sigue faltando un método de prevención más confiable que el de incluir en los entrenamientos algunos ejercicios de estabilidad y técnica para evitar movimientos anormales en las rodillas. Sin embargo, lo que sí ha ido avanzando, es la preparación física de los deportistas. No hace falta una investigación exhaustiva para asegurar que el basquetbol y sus protagonistas actuales son completamente distintos a los de las primeras décadas señaladas en la tabla. Principalmente debido a la exigencia física y al rendimiento que se espera de ellos, ambos factores en aumento conforme pasan los años. Esto provoca:

  • Jugadores más pesados.
  • La posibilidad de cortes y movimientos más rápidos/intensos/abruptos por parte de los jugadores.
  • Más tiempo disponible para lastimarse porque pasan más tiempo entrenando.
  • Más probabilidad de lesión por fatiga.
Ruptura de ACL de Derrick Rose
La jugada en la que Derrick Rose se rompió el ACL en el primer partido de playoffs contra los Sixers. Esto sucedió en el último cuarto y mientras Rose hizo un corte intenso para saltar abruptamente, flexionando las rodillas alrededor de 30 grados.

Sin embargo, el cansancio en los ligamentos no juega un papel tan importante como el que tiene el desgaste general del cuerpo. Este provoca que se comiencen a descuidar ciertos movimientos básicos, como despegar o aterrizar de un salto, protegerse de golpes o hacer un corte. Un momento de desconcentración durante esas acciones puede llevar a una lesión grave. De hecho, de acuerdo con un estudio realizado por el centro médico de la Rush University en Chicago, el 40% de los jugadores de NBA estudiados que se sometieron a reconstrucción de ACL, sufrió su lesión en el último cuarto.

La fatiga acumulada durante toda la temporada también puede tener un rol importante en el total de lesiones, ya que los jugadores se vuelven más propensos a descuidar sus movimientos cada vez más temprano en el partido. Hasta el momento, parecería que la preparación física no ayuda de mucho. Sin embargo, gran porcentaje de las rupturas de ACL en la NFL se ha dado durante la pretemporada, por lo menos en los últimos años. Como podemos ver en la siguiente tabla, el porcentaje de lesiones en pretemporada ha ido incrementando con el paso del tiempo.

Tabla de la cantidad de rupturas de ACL por temporada
Datos de lesiones de ACL desde 2010 a mediados de la temporada 2019. (via simplifaster.com)

Además, se puede apreciar un incremento drástico desde 2012. ¿La razón? El convenio colectivo entre la NFL y la NFLPA (asociación de jugadores de la NFL). En este, se acordó que no sería requerido que los jugadores entrenaran con el personal del equipo durante la off-season. Entonces, ¿será que los jugadores se preparan por su cuenta como deberían o simplemente no lo hacen? Nunca lo sabremos, pero está claro que no se puede ignorar una tendencia tan marcada.

Recuperación

En el caso de ruptura, se debe realizar una operación en la que se reemplace el ligamento roto con un tejido de otra parte del cuerpo. Una rehabilitación relativamente normal conlleva entre 7 y 9 meses antes de que el deportista pueda regresar a una actividad normal de entrenamiento. En 1997, Jerry Rice se aventuró a regresar a la NFL 3 meses y medio después de su cirugía de reconstrucción de ACL, y sin los avances tecnológicos que tenemos hoy en día. Claro que fue una mala idea. Poco después, Rice se lesionaría la rótula (de donde se extrajo el tejido para su ACL) y terminaría su participación en el resto de la temporada.

Los atletas han aceptado el hecho de que deben ser más pacientes antes de regresar a sus respectivas competencias. Ahora, la mayoría de ellos se rehabilita durante el plazo de 9 meses antes de pensar en competir de nuevo. Sin embargo, uno de los mejores atletas de la historia de la NFL desafió este proceso, consiguiendo una recuperación solamente equiparable a un milagro. En la Nochebuena de 2011, Adrian Peterson se rompió el ACL después de recibir un golpe a la rodilla por parte del safety de los Redskins DeJon Gomes.

Adrian Peterson sufriendo su lesión de ACL

Eso significó el fin de su temporada y el comienzo de su rehabilitación. Peterson tuvo cirugía reconstructiva solo una semana después de su lesión, mucho antes que en la mayoría de casos. A partir de ahí, cumplió antes de tiempo todos los objetivos del cronograma para su recuperación. Nueve meses después de su ruptura, cuando se supone que apenas se debería estar regresando a la actividad normal, Peterson estaba uniformado para jugar la semana 1 de la temporada 2012-13. No solo eso, sino que ganó el MVP tras acumular la segunda mayor cantidad de yardas por tierra en una temporada en la historia.

¿Cómo lo hizo? Evidentemente, Peterson no es una persona ordinaria. De hecho, ni siquiera es un jugador de NFL ordinario. El porcentaje de grasa corporal de un hombre promedio es de 17-19%. Después de su temporada de MVP, Peterson participó en el programa de ESPN Sport Science. En el cual se le midió un porcentaje de grasa corporal de solo 4%. No sorprende entonces que su cuerpo funcione de manera diferente al recuperarse de una lesión, al grado de no solo regresar la rodilla a su estado original, sino mejor que nunca.

Adrian Peterson celebrando después de anotar un touchdown.
Adrian Peterson celebrando después de un touchdown. (Foto de Butch Dill via AP)

En resumen

Parece ser que entre más evolucionan los atletas hacia cuerpos más fuertes y ágiles, la exigencia a sus ACL es mayor. Sin embargo, es posible entrenar al cuerpo para aprender las maneras correctas de moverse con base en entrenamientos de estabilidad y técnica. Esto con el objetivo de que incluso cuando la fatiga sea abrumadora, las piernas sepan cómo reaccionar para evitar lesiones. Y aunque nunca se pueda estar completamente a salvo de esta lesión, como lo demostró el caso de Peterson, no todo está perdido si llega a suceder.

Sin embargo, así como hay casos como el de Peterson, el ACL ha cobrado un precio alto en muchas ocasiones para permitir el regreso de deportistas a sus respectivas competencias. El caso de Derrick Rose siendo el más evidente en la NBA, prueba que no es una lesión para tomar a la ligera; tal vez logró regresar a la liga y produce una buena calidad de estadísticas, pero sus capacidades son completamente distintas. Es por esto que vale la pena crear conciencia y una ética de trabajo adecuada para prevenir y/o rehabilitar el ligamento cruzado anterior. Dichas medidas prolongarán los sueños de cualquier deportista.

Published
11 months ago
Categories
BasketballFutbolFutbol Americano
Tags
,
Comments
63 Comments
Written by Jose Luis Almanza
"Pain doesn’t tell you when you ought to stop. Pain is the little voice in your head that tries to hold you back because it knows if you continue you will change." -Kobe Bryant

63 comments on “Torn ACL: la lesión que rompe sueños

  1. Taxi moto line
    128 Rue la Boétie
    75008 Paris
    +33 6 51 612 712  

    Taxi moto paris

    Hey! Quick question that’s totally off topic. Do you know how to make your
    site mobile friendly? My site looks weird when browsing
    from my iphone. I’m trying to find a theme or plugin that might be able to correct this issue.

    If you have any recommendations, please share.
    Thank you!

  2. Having read this I believed it was extremely enlightening.
    I appreciate you spending some time and effort to put this article together.

    I once again find myself spending a significant amount of time both reading
    and posting comments. But so what, it was still worthwhile!

  3. Pingback: interqq
  4. Pingback: Buy guns online
  5. Pingback: bitcoin era
  6. Pingback: Dick Long
  7. Pingback: britcoin account
  8. Pingback: Plumber Near Me
  9. Pingback: pinewswire
  10. Pingback: UNICC.AM
  11. Pingback: de kep
  12. Pingback: keo chap
  13. Pingback: click for more
  14. Pingback: primewire.top

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Share via
Copy link
Powered by Social Snap