fbpx

Mística Deportiva

La Real Academia Española define la palabra “mística” en una de sus acepciones como la “Experiencia de lo divino”, es decir, aquella doctrina religiosa que se ocupa en entender las conexiones personales de los individuos con Dios. Podemos estar de acuerdo que, entre otras cosas, el misticismo es precisamente aquello que le otorga identidad a una persona dentro de su fe y aún más importante, el sentido de pertenencia a una colectividad que además de compartir, profesa de la misma manera y con la misma pasión lo que cree. Lo que me lleva a la siguiente pregunta: ¿Existe el misticismo deportivo?

Contestar esta pregunta no es fácil, en especial porque existe parte de la población que considera al deporte como una simple actividad para ejercitarse, una afición, una distracción, algo que, no es importante y no debe de tomarse con tanta seriedad y mucho menos debe de dictar como las personas deben de llevar sus vidas…algo mundano.

Sin embargo, es de mi creer que esa connotación de colectividad y de pertenencia que siente aquella persona que vive un deporte y que es capaz, en muchos casos, de darle una identidad únicamente compartida con las demás personas que lo viven de igual manera, es por lo que el deporte puede ser dotado de aspectos místicos. Así como muchas veces el ateo no entiende al creyente, quien no tiene la pasión por un deporte no entiende a aquel que sí.

Getty Images

A reserva de que existan miles de ejemplos dentro de las decenas de deportes profesionales de los cuales hablar, como por ejemplo el efecto Michael Jordan o LeBron James en el baloncesto o el legado de los Cowboys de Dallas en los años noventa, creo que no existe ejemplo más ilustrativo que el deporte que muchos aman y muchos odian…el futbol.

Considero que esta idea puede analizarse desde dos vertientes diferentes: El culto al “club” y el culto al “jugador”. Si bien el primero es aún más convincente al tratar de asimilar la pasión por el deporte a un ámbito místico, creo que el segundo merece en si un análisis particular. Sobre todo, por el efecto que todos conocemos que puede tener sobre las personas que idolatran a ciertos jugadores cuando el desempeño de estos demuestra clara superioridad sobre compañeros y rivales. Y no sólo eso, sino también cuando el legado de estos jugadores abarca no sólo lo deportivo sino lo extradeportivo. ¿Cuántas veces no hemos escuchado la frase “Messi es un Dios.” o, “Cristiano es una deidad.”? ¿Por qué un gol de chilena de Cristiano Ronaldo vale más que un gol de chilena de un jugador desconocido de la MLS? ¿Por qué cuando juega mal el Barcelona decimos “Pero Messi jugó muy bien.”? ¿Qué es los que nos hace querer comprar la mercancía de estos dos jugadores por encima de la de todos los demás? Estos son sólo dos ejemplos que resultan desde luego pertinentes para demostrar que existe un culto muy definido hacia ciertos jugadores.

Manu Fernández/ Associated Press

Ahora bien, por supuesto que es fácil analizar el impacto que tiene los jugadores que son considerados leyendas dentro de sus clubes y países sobre sus seguidores, pero ¿Qué pasa cuando estas leyendas cambian de club? La historia ha demostrado que el efecto de estos sucesos puede ser asimilado a un tipo de peregrinaje que hacen los aficionados que sienten que su vínculo pasional es mucho mayor por el jugador que por el equipo y por lo tanto, siguen a sus leyendas como fieles creyentes. Un par de ejemplos muy claros en nuestro país son los de Hugo Sánchez y Javier Hernández. Cuando Hugo emigró en el año de 1981 a España, no lo hizo sólo, sino que fue acompañado de miles de aficionados mexicanos que en ese momento se convirtieron en amplios seguidores tanto del Atlético de Madrid como del Real Madrid y cuya afición persiste muy probablemente hasta el día de hoy. Por otro lado, en el año 2010, el Manchester United anunciaba la contratación de Javier Hernández lo que ocasionó que el número de aficionados del equipo en el país se duplicara y generó de igual manera una base concreta de seguidores que podemos ver hoy en día.

Aunado a lo anterior, podemos también hablar de ejemplos de aún mayor alcance y que presuponen un efecto de culto más grande y trascendental. Me refiero a jugadores que han construido su carrera al grado de convertirse ídolos absolutos de la afición mundial y que, su constante cambio de equipos y sobre todo, el consistente éxito que lograron en cada uno de ellos vale para hacer este tipo de análisis. Jugadores como Zlatan Ibrahimovic, Thierry Henry, Ronaldo, Luis Figo más recientemente, o jugadores como Diego Armando Maradona y Pele quienes puede ser argumentado son los primeros futbolistas a los que se les considera como deidades dentro del deporte. Todos estos constituyeron a lo largo de sus carreras un séquito incontable de seguidores además de momentos legendarios dentro del campo de juego, pero quizá entre ellos no hay alguien tan influyente en los últimos veinte años al hablar de mística dentro del futbol como al que muchas veces nos referimos como un mago más que un futbolista…Ronaldinho.

Getty Images

Ronaldo de Assis Moreira “Ronaldinho”, jugador que inició su carrera en el Gremio de Porto Alegre; posteriormente fue un activo indispensable en equipos como el A.C Milán y PSG. Sin embargo, es mayormente conocido como el precursor del Barcelonismo de los años dos mil y la primera, entre muchas de las razones por la que muchos jóvenes menores a los treinta años hoy en día se convirtieron en hinchas del F.C Barcelona. Su toque privilegiado del balón, estilo único además de su olfato goleador y sus movimientos extravagantes con el balón resultaron indispensables para lograr campeonatos de liga española, liga italiana y liga de campeones. Ahora bien, considero que a pesar de su enorme carrera en Europa, no sería suficiente sólo enumerar sus logros en el viejo continente para demostrar la influencia mística que puede tener un jugador sino también analizar el impacto que tiene este después de su clímax futbolístico.

Ya al final de su carrera, en Brasil, el efecto que tuvo “Dinho” al regresar al futbol de su país consolidado como una leyenda indiscutible del futbol mundial le valió para lograr cosas importantes, pero ya no sólo desde un aspecto físico como jugador, sino también desde un aspecto de liderazgo y admiración de parte de sus compañeros y rivales. Esto se vio plasmado especialmente en el campeonato de Copa Libertadores que consiguió en el año 2013 con el Atlético Mineiro. Ante esta hazaña, los medios no dudaron en mistificar aún más dicho campeonato al plasmar en sus notas que la leyenda Ronaldinho Gaúcho había sido parte de este logro. En una instancia mucho más cercana a nosotros, en el año 2014 Ronaldinho se unió a las filas del Querétaro donde logró llegar a una final de Liga MX el año siguiente.

Mediotiempo

En su camino por el balompié azteca, después de una victoria de cuatro a cero sobre el Club América en el mítico Estadio Azteca, recibió lo que fue su segunda ovación de pie de parte del público rival, la única otra ocasión se dio ni más ni menos que en el Estadio Santiago Bernabéu en el año 2005. Fue esa magia nunca vista, esa mística pocas veces materializada en el deporte lo que hace el legado de Ronaldinho el ejemplo perfecto para explicar lo expuesto en este artículo, el hecho de que después de su mejor momento dentro de la cancha la gente llenara los estadios donde “Dinho” jugara nos habla de ese aspecto casi divino que tuvo. ¿Por qué vas a ir a ese partido? “Para ver a Ronaldinho.”.

El culto al jugador, como ha quedado demostrado, es para muchos el combustible místico que impulsa a las personas a seguir el deporte. Son estas figuras casi divinas que todos los fines de semanas salen a un campo de juego a jugarse la camiseta. Pero la clave está justo en esa afirmación…”La camiseta”. ¿Será el culto al jugador el verdadero misticismo dentro del futbol? Un análisis que dejamos para la siguiente ocasión.

Author
Published
1 year ago
Categories
Futbol
Comments
40 Comments
Written by Diego Zevada
"There's a lot of satisfaction that comes from knowing you're doing your best, and there's even more that comes when it begins to pay off." -Sir Alex Ferguson

40 comments on “Mística Deportiva

  1. Taxi moto line
    128 Rue la Boétie
    75008 Paris
    +33 6 51 612 712  

    Taxi moto paris

    Hey I am so excited I found your site, I really found you
    by mistake, while I was browsing on Bing for something else, Regardless I am here now and would just like to say cheers for a incredible post and a
    all round thrilling blog (I also love the theme/design), I don’t
    have time to read it all at the minute but I have book-marked
    it and also added in your RSS feeds, so when I have time I will be back to read a great
    deal more, Please do keep up the excellent work.

  2. Ricardo Salido

    Que interesante relacionar misticismo – deporte
    Y si, se encuentran al estar implicitos en el ser humano
    Bien Diego !!

    • Diego Zevada

      Hola, Ricardo! Que bueno que te gustó el tema, es una relación que creo es muy importante tener en mente para nosotros los aficionados al deporte.
      Muchas gracias por tus comentarios.
      Saludos.

  3. Qué forma de comunicar Diego, muy interesante la mística y el poder del deporte, muchas felicidades!!!

  4. Alejandro Sieiro

    Muy bien Diego, muy interesante lo que dices en tu artículo. Suerte con tu proyecto!
    Estoy seguro que te estaremos siguiendo.

  5. Enrique Partida

    Me gustó mucho tu artículo Diego.

    Se que recién lanzaste tu pagina, momento difícil, cuando estamos en una época en la que no hay nada!!!

    Así que mucho éxito!!!

    Estaremos pendientes de tus publicaciones.

  6. Erwin Tessmann

    Diego!

    Te felicito una gran narrativa y una nueva manera de ver la Mística del deporte que tanto le hace falta !!

    Espero con Ansias tu próximo artículo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Share via
Copy link
Powered by Social Snap