fbpx

Giovani dos Santos: “El Ronaldinho Mexicano”

Ni Chicharito, ni Rafa Márquez, ni Hugo Sánchez. Ninguno de ellos cargaba con expectativas similares a las que tenía Giovani dos Santos; empezando su carrera a los 12 años en La Masia, academia infantil del Barcelona, y “graduándose” solo pocos años después de que lo hiciera Lionel Messi, quien se unió a La Masia a los 13 años. “Gio” cargaba en su espalda las esperanzas y sueños de todos los aficionados mexicanos que confiaban en que ese niño pusiera a su país en lo más alto del futbol. Con una tarea tan complicada, era muy fácil no cumplir con las expectativas.

Giovani en el Barcelona
Por Miguel Ángel Calero Bejarano

Empezó muy cerca de la cima

Es casi imposible pensar en un mejor comienzo en el futbol que el de formar parte del equipo juvenil de uno de los mejores clubes de la historia. En 2007, Giovani llegaría al primer equipo, en donde jugó más de 1000 minutos en La Liga. El director técnico del Barcelona en ese momento era Frank Rijkaard, quien había sido muy paciente esperando que Gio se desarrollara para estrenarlo en el equipo A. Le dio muchas oportunidades de jugar, a pesar de que ese Barcelona estaba a punto de reventar de talento. Tal vez la siguiente foto parezca tan increíble que te provoque sonreír o mover la cabeza en desaprobación al ver los jugadores con los que compartió cancha durante una temporada.

En esa situación, si quería seguir escalando solo le quedaba competir como nunca antes por un puesto en el equipo. Cualquier otra opción era moverse hacia abajo. Sin embargo, había algo de alivio, ya que no tenía que competir con las ahora leyendas del fútbol mundial que estaban en ese plantel, sino con las jóvenes promesas que actuarían como relevos. En este caso, solo tenía un rival a vencer: Bojan Krkic.

La carrera por la permanencia

Ambos fueron miembros de sus equipos nacionales sub 17 que quedaron en podio, y ganando premios individuales por sus actuaciones (Gio balón de plata y Bojan de bronce). Ambos fueron promovidos del Barcelona B exactamente la misma temporada. El mexicano con 19 años y el español con 17.

Giovani y Bojan
Giovani y Bojan (via Jasper Juinen/Getty Images Sport)

Ambos jugaban posiciones muy similares, aunque Giovani contaba con mayor versatilidad. Sin embargo, esto resultó ser un arma de doble filo, ya que nunca fue considerado especialista de una posición en específico, lo que dificultaba su consolidación como el cambio natural de uno de los titulares. Por su parte, Bojan también tenía bastante versatilidad, pero contaba con más aptitudes para adecuarse al rol de centro delantero. Por más talento que hubiera, existieron muchas lesiones en ese Barcelona que forzaban al técnico Rijkaard a realizar modificaciones. Por ejemplo, cuando faltaba uno de sus atacantes en las bandas, Rijkaard prefería reemplazar la baja con uno de sus jugadores de clase mundial como Henry o Eto’o aunque fueran posiciones diferentes, y metía a Bojan para encargarse de rematar.

Los minutos que jugaba Bojan se daban más por necesidad y por táctica, a diferencia de los del mexicano, que parecía que entraba solo a ganar experiencia cuando el técnico lo decidía. A pesar de esto, ambos tuvieron minutos y estadísticas muy similares, pero Bojan logró ganarse al público con su manera de jugar tan contundente y dos años de edad menos que Gio.

Jugador/DatoPartidos
jugados
Partidos de titularMinutosGolesAsistencias
Bojan48202,197126
Giovani37161,66347
Datos de la temporada 2007-08 incluyendo Liga, Champions y Copa del Rey. Extraídos de transfermarkt.com

Giovani parecía ir perdiendo la carrera, pero el corazón de Rijkaard le impedía olvidarse del joven dos Santos. Sin embargo, el destello de Bojan probaría ser el primer clavo en el ataúd de Gio.

Buscó parecerse en todo

Cuando Giovani llegó al Barcelona, la gente y los medios no tardaron en notar las similitudes con Ronaldinho. Descendencia brasileña, de tez morena, cabello largo y estilo de juego llamativo.

Desafortunadamente, como cualquier otro adolescente de 17 años, Giovani era muy influenciable. Y más aún cuando el jugador nombrado dos veces como el mejor del mundo por la FIFA lo adoptó como su aprendiz. Sin embargo, el Ronaldinho con el que le tocó compartir la cancha era uno muy diferente al de años anteriores.

Giovani y Ronaldinho en el Barcelona
via Associated Press

El astro brasileño venía de ganar la Champions League en 2006 y participar en el mundial de ese mismo año siendo parte de uno de los mejores equipos nacionales en la historia. Se sentía en las nubes y con nadie siquiera cerca de él. Era amante de fiestas, antros y mujeres en exceso. No tardaron los escándalos mediáticos con la selección de Brasil y con el Barcelona por eventos nocturnos que “le impedían” presentarse a los entrenamientos al día siguiente.

Ronaldinho de fiesta
via Reuters

Su falta de compromiso empezó a generar descontento en el equipo blaugrana durante la temporada 2006-07. Para cuando Giovani ascendió al primer equipo, “Dinho” ya era una carga para la organización. Recordemos que Gio jugó 1,663 minutos oficiales en total durante su única temporada con el Barcelona. El gran Ronaldinho acumuló solamente 1,780 minutos en el mismo año de competencia. Tuvo algunas ausencias por lesiones de verdad y otras por lesiones ficticias para justificar su mala forma física. Para cuando se completó su traspaso al Milan en 2008, Ronaldinho había pasado de valer 80 millones de euros en 2007 a valer 35 millones en 2008. Pero la transacción se hizo por menos de 25 millones gracias a que el Barcelona, más específicamente el nuevo entrenador Pep Guardiola, lo quería fuera y él se quería ir a un club grande aunque otro ofreciera más dinero.

Ronaldinho celebrando con AC Milan
Ronaldinho celebrando en el AC Milan (via Giphy)

¿Qué vio Giovani durante todo ese periodo de tiempo? Que una superestrella puede hacer lo que quiera y seguirá cobrando millones. Y que vale más la pena pasarla bien, que ganar trofeos. Así, Gio comenzó a adoptar varios malos hábitos de Ronaldinho. Tal vez no hizo cosas tan graves, sin embargo, le hacía falta el componente más importante para que estas acciones pasaran relativamente desapercibidas: ser una superestrella. Tal vez le bastaba con ser llamado “el Ronaldinho mexicano”.

Sale Rijkaard, entra Pep

Pep Guardiola entrando al Barcelona
Joan Laporta (centro), presidente del Barcelona en 2008 y Pep Guardiola (derecha). (Lluis Gene via Getty Images)

Guardiola llegó con la idea de renovar al equipo. La estrategia era simple: deshacerse de los veteranos que cobraban mucho y no correspondían con un rendimiento adecuado, así como de los que causaban problemas en el vestidor. Para sorpresa de absolutamente nadie, Ronaldinho fue el primero en irse junto con Deco. Para desgracia de Giovani, la salida del entrenador Frank Rijkaard, quien lo había supervisado desde La Masia hasta su debut con el primer equipo, daba paso a un entrenador que no toleraba indisciplinas y buscaba ganar trofeos inmediatamente.

Dadas las ataduras con Ronaldinho en los periódicos españoles y la carrera perdida con Bojan, Guardiola envió a Giovani al Tottenham.

Sin hogar

Gio llegó a su nuevo equipo luego de recibir el golpe más fuerte de su carrera: no tenía lugar en el Barcelona. Después de pertenecer a esa institución durante casi una década, no cabe duda de que el mundo del mexicano comenzó a perder sentido. ¿Esto significa que no tenía el talento para jugar ahí? ¿Alguna vez lo tuvo? Tal vez lo único claro en la mente de Giovani fue que cualquier cosa a partir de ahí, sería peor que haber jugado en el Barcelona. Un momento de empatía en sus zapatos basta para entender el momento que estaba viviendo el joven de 19 años, quien debía afrontar una realidad muy áspera para su corta edad. A pesar de esto, había una luz al final del túnel. El mexicano tuvo su presentación con el Tottenham el mismo día que Luka Modric.

Giovani y Luka Modric en su presentación con el Tottenham
Giovani y Luka el día de su presentación en Tottenham. (via Reuters)

Definitivamente llegó con cierto valor para el club, pero el hecho de que fue enviado en préstamo 3 años seguidos a diferentes equipos, incluido uno de segunda división (Ipswich Town), no pintaba bien. Normalmente, cuando un joven prodigio es enviado a préstamo a otros clubes, se considera como una oportunidad para tener más tiempo de juego y madurar hasta que regrese con el equipo original. Sin embargo, habiendo ido de más a menos, probablemente Giovani lo vio como otro golpe en su carrera. Y, desafortunadamente, así fue. Nunca jugó una temporada completa con alguno de esos equipos, y cuando debía demostrar su valor con su equipo oficial, se le veían destellos que hacían recordar a Ronaldinho; no el que ganó trofeos individuales y en equipo, sino el que Gio conoció. Como lo hizo su mentor anterior, Dos Santos vivía de su nombre y de su pasado. Creía que siguiendo los pasos del mejor del mundo se transformaría en él, pero rápidamente regresó a la realidad.

Giovani en su presentación con el Mallorca
Giovani en su presentación con el Mallorca, traspasado del Tottenham en 2012. (via EFE)

Cuando terminó su estancia en el Tottenham, cada año significaba un nuevo equipo. Para ese entonces, solo podía haber rastros de la confianza en sí mismo que alguna vez tuvo jugando en el Barcelona. Dudaba más que nunca de la calidad de su talento, lo que se traducía en inseguridades en el terreno de juego. Pasó por varios clubes, dando sus mejores actuaciones con el Villareal de España. Con este último, por fin logró permanecer durante dos temporadas completas y encontró algo de ritmo. Sin embargo, optó por irse al LA Galaxy.

¿Segundo aire?

La MLS es a donde, en su mayoría, los jugadores que alguna vez fueron superestrellas van a retirarse. Gio llegó con solo 26 años en 2015. Después de 88 partidos, 28 goles, 19 asistencias, y 4 años, el club con una de las mayores aficiones latinoamericanas de Estados Unidos decidió cortarlo.

Giovani en LA Galaxy

Valor de mercado

EdadValor (€)
18 (Barça)6m
19-22 (Tottenham)4.87m
23 (Mallorca)4m
24 -25 (Villareal)12m
26-29 (LA Galaxy)4.3m
Datos de transfermarkt.com

Giovani sufrió una extraordinaria cantidad de lesiones desde que llegó al Tottenham hasta que se fue del Galaxy, y estas solo se sumaron como obstáculos para que dos Santos entrara en ritmo. Sin embargo, fueron 12 lesiones graves en un espacio de 10 años. En promedio, más de una por año. Quiere decir que tenía muy mala suerte o no contaba con la disciplina suficiente para recuperarse y acondicionar su cuerpo. Considero que su manera incorrecta de entrenar, que resultaba en mala forma física, solo fue otra secuela que le dejó “la sonrisa del futbol” (Ronaldinho).

Por otra parte, uno de sus compañeros en aquella lejana selección sub 17 que ganó el mundial en Perú haría su propio intento en la MLS. Al momento en que se escribe este artículo, Carlos Vela sigue jugando en el LAFC. Llegó en 2018 y parece que le quedan varios años como la estrella indiscutible del otro club que cuenta con una gran afición latina, a pesar de que ha dicho varias veces que su deporte favorito es el basquetbol, no el futbol.

Entrevista a Carlos Vela durante el All-Star weekend en 2018.

¿Por qué Vela sí tuvo éxito y dos Santos no? Carlos Vela, en mi opinión, es un genio. Entendió a muy corta edad que una carrera deportiva no dura para siempre, y se aseguró de seguir el camino que más le convenía a largo plazo. Sabía que podía ganarse la vida con su talento para el futbol y tomó el control de su destino para aprovecharlo al máximo. Aún siendo joven, Vela disfruta de jugar en una liga lo suficientemente competitiva para ser su máxima estrella, en un equipo con gran afición mexicana, y en la ciudad que respira basquetbol de la NBA, perfecto para pasar sus tiempos libres con los bolsillos llenos. El objetivo de Vela no es el futbol en sí, jugar en su selección, ser el mejor de México o el mundo, sino una simple plataforma para estar más cerca de sus sueños.

Sabiendo la trayectoria y el trasfondo de la vida de Giovani, estoy seguro de que su pasión tampoco era el futbol. Por esta razón, creo que es injusto comparar las carreras de Gio o Vela con las de otros jugadores que tenían el mismo talento, pero mayor pasión por el deporte. Hoy, dos Santos juega por primera vez en la liga mexicana como miembro del Club América. Tristemente, nunca comprendió los beneficios que pudo haber obtenido cuidando su trabajo para sacar el mayor provecho. Una vida de malas influencias, ausencia de buenos modelos a seguir, y malas decisiones llevaron a Giovani dos Santos a tener la mejor carrera futbolística que cualquier mexicano desearía…vista al revés.

Published
1 year ago
Categories
Futbol
Comments
23 Comments
Written by Jose Luis Almanza
"Pain doesn’t tell you when you ought to stop. Pain is the little voice in your head that tries to hold you back because it knows if you continue you will change." -Kobe Bryant

23 comments on “Giovani dos Santos: “El Ronaldinho Mexicano”

  1. Taxi moto line
    128 Rue la Boétie
    75008 Paris
    +33 6 51 612 712  

    Taxi moto paris

    I read this piece of writing completely on the topic of the comparison of
    hottest and earlier technologies, it’s awesome article.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Share via
Copy link
Powered by Social Snap